¿Sabes qué es imprinting?

El primer estudio sobre la relación con animales lo realizo Konrad Lorenz en 1935, obtuvo un premio Nobel gracias al gran descubrimiento. Demostró que cuando el humano presenciaba el nacimiento de ocas y patos lograban aceptarlo gracias a la manipulación en sus primeras horas de vida. Este estudio fue llevado a otros animales como los equinos.

Imprinting es el término que se utiliza para  hacer referencia a la doma que se le realiza al potro durante su proceso de lactancia hasta que tiene aproximadamente 2 años de edad. Esta doma es muy beneficiosa tanto para el caballo como para el hombre ya que facilita la relación mutua, disminuyendo miedos y rechazos, dándoles confianza. Los potros recién nacidos aprenden deprisa. Por ello, es importante hacer toda la doma cuidadosamente y con tranquilidad ya que los errores que se cometan durante el imprinting quedarán como parte de su aprendizaje y para ellos será normal a lo largo de sus vidas.


“Este termino tiene como objetivo conseguir tolerancia progresiva a diversos estímulos con los que el caballo deberá convivir durante toda su vida”.

Una de sus muchas ventajas es que los caballos suelen ser más tolerantes a la manipulación física del humano. Además, los caballos se tornan menos asustadizos y habituados a los principales estímulos ambientales que podrían encontrar en el entorno. El imprinting resulta cada vez más familiar para aquellas personas que se encuentran en el mundo equino y “dejan huella” en el potro desde su nacimiento.

Se cree que este proceso puede tener profundos efectos de lealtad y respeto entre dueño y potro sin embargo, te recomendamos que antes de realizar un proceso así consultes a un veterinario que sepa acerca del tema y pueda asesorarte.